Farellones  

Historia de Farellones

Avenida Los Cóndores en 1950

La historia de Farellones como centro de esquí comienza en 1931, cuando algunos socios del Ski Club Chile, que en esa época esquiaban en Lo Valdés – Cajón del Maipo, exploraron valles en busca de laderas nevadas que le permitieran practicar este  deporte más cerca de Santiago.

Así, en 1932, siguiendo el camino a la mina La Disputada de Las Condes, se internaron por la cuenca del río Mapocho hasta dar con este lugar que recogía las características ideales para esquiar y que además ofrecía un paisaje espectacular. Don Francisco “Pancho” Guerrero, socio precursor del club, bautizó el lugar como Farellones.

Los esquiadores de esa primera época llegaban en camiones hasta la localidad intermedia de Corral Quemado, a unos 15 kilómetros de Santiago. Allí solían pernoctar para partir temprano al día siguiente, ya fuera caminando o a lomo de burro y así, tras unas tres horas de esfuerzo, llegar a la explanada de Farellones.

En 1934 comenzó a tomar fuerza la idea de tener un camino que llegara directo hasta Farellones, iniciativa que contó con la participación clave de don Agustín Edwards, quien a través de sus altos contactos logró que dos años más tarde comenzara la construcción del anhelado camino.

Socializando después del esquí

Socializando después del esquí

Para 1935 ya existía el refugio de la Universidad de Chile y varios refugios particulares. Luego en 1938 el primer hotel de esquí, La Posada de Farellones, construida y administrada por don Antonio Padrós.

Finalmente, a punta de pala y picota, en el año 1939 se inauguró el tramo que conectó Corral Quemado con Farellones. Ese mismo año también se instaló el primer andarivel, comprado por los socios del Ski Club Chile.

Con estas primeras obras de infraestructura vial, alojamiento  y hotelería, comenzó el desarrollo del que sería el primer pueblo de montaña en Chile. Posteriormente, se establecieron los sectores de El Colorado y La Parva. Por último, en 1987, se creó el complejo de Valle Nevado construido por un grupo francés.

Junto con el crecimiento de la infraestructura deportiva y del número de esquiadores, paralelamente se fueron desarrollando otras instituciones y entidades asociadas al esquí, tales como Patrullas de Ski de Chile creada en 1941, la Federación de Ski y Andinismo de Chile fundada en 1942 y más tarde vino el establecimiento de servicios públicos Municipales, el Colegio de Farellones (1970), la Posta de Farellones y otros servicios de apoyo a la comunidad.

Hoy Farellones es parte del centro de esquí más grande de Chile, complejo que además provee la mayor superficie esquiable de Sudamérica con 119 pistas y 43 remontes. Anualmente se reciben más de 500 mil visitantes con capacidad de alojamiento de 1.354 camas, generando ingresos estimados en 50 millones de dólares.